Los errores que cometemos cuando empezamos como fotógrafos profesionales

Cobrar de menos por tu tiempo y talento:

Este es un grave fallo que muchos novatos cometen, en general por el hecho de que todavía cuando sean serios y tengan potencial para hacer dinero con lo que aman hacer, ingresan a la industria como principantes. No es que haya algo malo con los principantes, todo lo contrario… el inconveniente empieza cuando se pasa por alto el hecho de que al empezar a cobrar por el trabajo se abandona esta categoría y se ingresa al ámbitoprofesional. Ese cambio requiere un giro en el modo perfecto de meditar, en especial por lo que respecta a de qué forma el nuevo profesional ve el valor de su fotografía.
Lo idóneo sería entonces detenerse a examinar la situación, y entender plenamente LO QUE IMPLICA ser un profesional. Una de ellas es que ser dueño de un negocio propio supone encarar los costos de sostenerlo abierto, en contraste a lo que cuesta tomar la cámara para hacer una toma.

fotografo-profesional-1

Bajar los costos cuando no se logran clientes:

La tentación es grande, no obstante el resultado va a ser entrar en un círculo vicioso que difícilmente va a llevar a lograr el dinero preciso para seguir con el negocio.
Es simple tener en consideración el valor del producto ofrecido y pasar un presupuesto en razón del mismo, mas se vuelve bastante difícil asignar un valor a algo intangible que el profesional invertirá en todos y cada trabajo obtenido: tiempo.      Mas tal y como todo lo demás, el tiempo merece su justa remuneración – singularmente tomando en cuenta que aparte de la sesión o bien el acontecimiento en sí, este se va a ir asimismo en las conversas anteriores, la preparación, y el trabajo de artículo-edición.    Salvo que asignes un valor a tu tiempo, no conseguirás una remuneración justa por el.

No continuar un plan de negocios:

Nos referimos a un auténtico plan escrito que provea un marco de referencia para tu estudio, defina tus metas y actúe como un mapa de carretera cara el éxito. No sería muy peligroso aseverar que la mayor parte de los que lanzan su estudio no cuentan con esta clase documento. Esto acostumbra a suceder pues no les agrada meditar en el negocio en estos términos, pues no saben por dónde empezar, por estar demasiado ocupados, o pues carecen de ideas claras respecto a sus metas.

fotografo-profesional-2

Trabajar gratis, o bien casi:

Este resulta bastante común entre los usuarios de muchos  conjuntos de fotografía on line, y la motivación que oculta detrás es la meta de lograr exposición. Y es que no puedes pasar bastante tiempo en el negocio de la fotografía sin alguien se acerque ofreciéndote retratar algo – por norma general un acontecimiento de algún tipo – por una paga sumamente baja, con la promesa de que fomentará tus servicios de forma que logres contrataciones esenciales y mejor pagas.
De más está decir que esto no solo daña al fotógrafo sino más bien asimismo a la industria misma. Son más las ocasiones en que la promesa de “exposición” no genera ningún resultado que aquellas en las que sí lo da. Y en caso positivo, las contrataciones conseguidas desde dichos acontecimientos acostumbran a ofrecer exactamente las mismas compensaciones deficientes que estos.

Imaginar que es fácil:

La mayor parte de los fotógrafos que el día de hoy se hallan activos en el negocio acepta haber pensado que sería más simple de lo que verdaderamente fue. Da igual el tipo de fotografía que hagas, ya seáis fotógrafos de boda en jaén o fotografos de comunión, la verdad es que llevar adelante cualquier clase de negocio es bastante difícil – no es algo privativo de la fotografía – puesto que no hay salidas veloces o bien atajos para el éxito. Muchas veces guiados por profesionales que llevan mucho tiempo en el negocio, como los que aparecen en Unionwep , piensas que va a ser un camino de rosas.

fotografo-profesional-3

Muy frecuentemente esta idea una parte del aspecto fotográfico o bien artístico del tema – tras todo, esto es para lo que el fotógrafo está.Pulsar el obturador forma más o menos un veinte por ciento del negocio. El ochenta por ciento sobrante está ocupado por la mercadotecnia, la venta, los medios sociales multimedia, la contabilidad, el planeamiento, el estudio, y nuevamente… la mercadotecnia, entre otros muchos.